EL RODEO ¿TRADICIÓN, O MALTRATO ANIMAL?

Desde hace algunos años, se ha debatido el tema de esta polémica tradición, se trata del rodeo chileno, que como sabemos, consta de introducir a un vacuno a una medialuna, un anfiteatro, destinado a esta práctica, con la llegada de las fiestas patrias esta tradición va en aumento, de por si atrae a un determinado público, quienes consideran esta tradición como un DEPORTE, pero para otro importante segmento simplemente se trata de una TORTURA, un maltrato animal legalizado e innecesario, el rodeo consta de atajar al vacuno mediante caballos, que en ese caso se le propina golpes de cuerpo, tanto al equino, como también al vacuno.



Se ha demostrado, que los animales, sometidos a estas prácticas, padecen de un severo estrés, dolores, y hematomas, al ser sometidos y obligados a golpes, empujones, cuerpo a cuerpo con el caballo, todo esto, en contra de la integridad de los animales, como ya sabemos, los animales ya sean domésticos o silvestres, están adaptados para vivir en ambientes tranquilos de paz, mas aún cuando se trata de animales fieles y que sirven al hombre, como los caballos y los vacunos, por lo que este sometimiento nos parece una innecesaria tontera, y una diversión casi sádica, solo para satisfacer caprichos de diversión de algunos sectores...

RODEO EN MEDIALUNA DE MÁFIL

El conocido argumento inspirado por los partidarios a esta práctica, y que ha servido como popular justificación,  en que siempre los que reclaman este acto, de que "NO RECLAMAN CUANDO SE COMEN UN ASADO", en este caso, este argumento  no tiene ninguna lógica ni validez, una cosa es el consumo, de carne, y otra muy distinta es aporrear a las reses, de por placer, como modo de ejemplo, nadie ha visto algún granjero, jugando con una gallina, o haciendo pelear a dos gallos, por que es entretenido y es tradición, obviamente, va a ser repudiado...




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Al comentar en este blog, sea explicìtamente respetuoso, el autor se reserva el derecho de eliminar los comentarios, con contenidos soeces, obcenos, o calumnias, que irrumpan la privacidad y la dignidad de las personas y/o instituciones públicas o privadas.